Solución hemorroides

HEMORROIDES



Dr. Tomás J. Paco Buendía


   

¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides, son el engrosamiento y descenso de venas que en condiciones normales está situadas en el canal anal.  Son venas hinchadas, inflamadas alrededor del ano o la parte inferior del recto.

 

¿Qué síntomas producen?

El síntoma más frecuente es el sangrado tras la defecación bien sobre las heces o en el papel higiénico.


Hemorroides externas: son venas inflamadas que se pueden ver y sentir a menudo bajo la piel fuera del canal anal. Normalmente tienen el aspecto de un pequeño bulto y son del mismo color que la piel. Pueden “coagularse” (trombosis) adquiriendo el aspecto de un bulto duro, violáceo y muy doloroso en la parte externa del ano que puede sangrar al romperse.


Hemorroides internas: son venas situadas en la parte interna del recto. Cuando las hemorroides internas se tornan grandes, pueden prolapsar a través del canal anal. La señal más común de las hemorroides es la sangre brillante y roja en el o gotas de sangre en el inodoro. Una hemorroide con trombo contiene un coágulo de sangre y puede causar una sensación de quemazón muy dolorosa.


¿Qué causa las hemorroides?

No se sabe con certeza. Pueden influir varios factores: estreñimiento crónico o diarrea, esfuerzos durante la defecación, estar sentado en el váter durante periodos prolongados, poca fibra en la dieta, embarazo (por el aumento de la presión abdominal).

 

¿Cuál es tratamiento de las hemorroides?

La dieta y el cambio en el estilo de vida deben ser el paso inicial para tratar las hemorroides. Una dieta rica en fibras, la ingesta abundante de líquidos (1,5-2 litros al día), el evitar estar más de 10 minutos en el váter y evitar esfuerzos bruscos durante la defecación suelen ser medidas efectivas.

La cirugía es necesaria e imprescindible, en nuestra clínica la realizamos de forma ambulatoria sin necesidad de ingresar en un centro hospitalario. En nuestra Clínica se realiza el tratamiento más efectivo, que es la Hemorroidectomía,  previa anestesia local. Se extirpa el tejido excesivo que causa el sangrado y la protrusión. El paciente se marcha por su propio pie a casa, pudiendo ir al baño con pocas molestias ya que no genera ningún efecto secundario.

Nuestros tratamientos son ambulatorios, de forma que los pacientes no causan baja, pueden realizar su vida cotidiana como conducir, pasear, realizar deportes, trabajar, etc.