Polipo anal


PÓLIPOS


Dr. Tomás J. Paco Buendía


Los pólipos son crecimientos anormales de tejido que surgen de la capa interior o mucosa. Algunos pólipos son planos (sesiles), otros tienen un tallo (pediculados).
Los pólipos son uno de los problemas más comunes que afectan al colon y al recto, y se presentan en el 15 a 20% de la población adulta. Aunque la mayoría de los pólipos son benignos, algunos pueden degenerar y transformarse en cáncer, sobre todo si alcanzan un tamaño superior a dos centímetros.


¿Cuáles son los síntomas de los pólipos?

La mayoría de los pólipos no presentan síntomas y, con frecuencia, se encuentran de manera casual durante una endoscopia o en una radiografía del intestino. Otros, sin embargo, pueden causar hemorragias, secreción de moco, alteración de las funciones del intestino.


¿Cómo se diagnostican los pólipos?

Los pólipos se diagnostican mediante observación directa.
La rectoscopia puede explorar la parte más cercana del colon al ano y recto.
Si se descubre un pólipo, es necesario hacer una inspección completa del colon  ya
que al menos en el 30% de estos pacientes se descubrirán más pólipos.


¿Es necesario tratar los pólipos?

Debido a que no hay una manera infalible de predecir si un pólipo se volverá o no maligno, se aconseja extirparlos en su totalidad. La gran mayoría de los pólipos puede extraerse mediante procedimientos quirúrgicos.
La mayoría de estos procedimientos, pueden realizarse de manera ambulatoria con un mínimo de molestias. Algunos pólipos no pueden extirparse con instrumentos endoscópicos debido a su tamaño y ubicación y en esos casos, se requiere cirugía.


¿Pueden volver a aparecer los pólipos?

Una vez que se extirpa totalmente un pólipo, es muy poco probable que vuelva a aparecer; aunque no desaparecen los factores que lo causaron. Al menos el 30% de las personas que han tenido pólipos vuelven a tenerlos. Un médico con experiencia en el tratamiento de enfermedades de colon y recto debe efectuar exámenes periódicos a estos pacientes.